web analytics

teide

Hay que vivirlo para creerlo. Allí arriba el aire es fino como una sombra: la embriaguez de la altura engaña a los sentidos hasta que parece que el paisaje te engulle, que el volcán gargantuesco se arroje sobre ti o que el cielo radiante vaya a succionarte. No vi desde parte alguna tanta tierra, ni tanto cielo, ni tanto mar como desde la cima del Teide.

 

8665241688_5b60fedb03_z 8546194030_e2e13a75a3_z 8493469203_1942b1f4a5_o 8470917428_8f8cee0215_o 8446435967_8261bfc771_o

Autor: Ignasi Montserrat

Comparte esta entrada en

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!